viernes, 30 septiembre 2022

El padre de un concordiense internado en La Razón de Vivir aseguró que la causa está armada y defendió a la organización

Marcelo Larroca contó su experiencia y aseguró que lo que denuncian víctimas de la organización es mentira. "Son todas pavadas, en esta casa trabajan desde el corazón" dijo esta mañana, desde la sede del Centro en Florencio Varela, provincia de Buenos Aires, hasta donde viajó para visitar a su hijo internado.
Laura Terenzano

Laura Terenzano

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Jeremías Larroca se encuentra desde hace 15 meses internado en La Razón de Vivir, en su sede de provincia de Buenos Aires, hasta don de llegó, según contó Marcelo, su padre, luego de no haber encontrado respuesta en los centros de rehabilitación de Concordia, su ciudad natal.

“Llegamos hasta acá porque fue el único lugar en donde nos escucharon y nos abrieron las puertas” contó esta mañana en comunicación con #TareaFina, por Radio Ciudadana.

“Me indigna lo que están hablando, esto no es una secta, no hay maltrato con los chicos” aseguró y negó todas las acusaciones que la justicia vertió sobre el centro de rehabilitación al que asiste su hijo.

“Me encantaría que vengan y estén todos acá, periodistas y políticos, que se tendrían que haber ocupado antes y no hablar pavadas ahora” agregó.

Sobre la vida que lleva su hijo en la organización, Larroca contó que “en esta casa trabajan desde el corazón, devolviendo valores a los chicos, dandole una enseñanza, es una escuela de vida”.

Calificó a la denuncia judicial y las pruebas que constan de testimonios de víctimas que aseguran haber sido reducidas a la servidumbre como “mentiras” y explicó que, según su mirada, la causa se armó porque “hay que gente que quiere lucrar con otro Centro, y necesitaban desacreditar a La Razón de Vivir para llevarse a los internos a otro lugar”.

“A mi me dijeron que saque a mi hijo de acá que ellos lo iban a contener en un nuevo centro que estaban armando” reafirmó.

Según Larroca, los denunciantes estarían incurriendo en falso testimonio y responsabilizó a los gobernantes de estar ausentes en la contención.

“Estos líderes que tienen acá se ocupan de los chicos. ¿Qué hacen los políticos?” se preguntó.

Aseguró que siempre tuvo acceso a su hijo, mediante días de visita, charlas telefónicas y zooms con la familia. Dijo que desconocía que el centro no estaba habilitado pero cuestionó la ausencia del gobierno a la hora de facilitar acceso a centros de rehabilitación.

El testimonio de un internao

Matías Domínguez ingrestó en abril de 2021 al centro de Florencio Varela de La Razón de Vivir.

“En ese momento no le encontraba sentido a la vida, consumo droga desde muy pequeño. En ese momento, durante la pandemia, no me abrían puertas en ningún lado y acá me atendieron de inmediato y me cambió la vida” relató esta mañana a #TareaFina.

Domínguez negó la explotación de las víctimas y calificó el testimonio de los denunciantes como “farsa”. “Acá te enseñan un proyecto de vida” afirmó.

Sobre la causa judicial, coincidió con Larroca y dijo que fue armada por personas “que querían derivar la gente a otra comunidad que estaban armando”.

“Tenían un infiltrado en La Razón de Vivir y todo es con intención de destruir este proyecto” contó.

Domínguez defendió a Marcelo Teto Medina y dijo que “se toma 3 colectivos y 1 tren para llegar a los Centros de Rehabilitación”.

Sobre la atención recibida, también cuestionada por los denunciantes, aseguró que es profesional y con personas matriculadas.

A Néstor Zelaya lo calificó como “mi líder” y dijo que “es una persona respetable, que a las 5 am agarraba su auto y salía a buscar a los chicos”.

Este viernes a la mañana familiares y allegados de internos de La Razón de Vivir se congregaron en la sede bonaerense en defensa de la organización.

“Somos 34 personas, quedamos firmes y no nos movemos de acá”, aseguraron.

Noticias relacionadas:

Concordia, Entre Ríos, Argentina

Contacto